jueves, 24 de diciembre de 2009

Brindis

.



....
Y mientras se ilumina mi cabeza
ruego por el que he sido en la tristeza
a las divinidades de la vida.

Jose Hierro.

7 comentarios:

Joselu dijo...

Estoy en plena velada de Nochebuena, pero he encontrado un ordenador y he entrado en este blog. Relacionar tristeza y divinidades de la vida como hace José Hierro puede parecer paradójico pero no es tan extraño. La tristeza es un elemento que no nos es ajeno en absoluto, pero ello no impide que sea también parte de nuestro lado divino.

Yolanda dijo...

Vaya, qué historia tan terriblemente irónica... Claro que Paul Auster es así. Mucho mejor José Hierro, preferido de muchos estos días por lo que veo en otros blogas. Se merece ser recordado, era un hombre extraordinario.
Ya veo que los blogueros no dejamos esto ni siquiera en Nochebuena, qué virus nos habrá atacado...
Un saludo.

Serenus Zeitbloom dijo...

Joselu y Yolanda,

gracias a ambos por vuestros comentarios. En la poesía de Hierro , sobre todo los libros más antiguos, sensibilidad, tristeza, alegría se entremezclan en carne viva.

Cuidado con los excesos, que el cuerpo empieza a ir cargado, ya se van acumulando grasas y alcohol.

Bueno, a seguir bien.

Leicca dijo...

Mr Waits, una copa de vino y un hermano pequeño en SCL. Qué cosa tan linda, todo. Feliz Navidad.

Antonio dijo...

La tristeza es esa voz de cazalla que ilustra unas imágenes grises como el recuerdo amargo de la vida. Te regalo una greguería que lanzó un alumno el último día de clase: "La vida es como un pederasta, primero caramelos y luego te da por culo". No es José Hierro, pero tiene esa voz de cazalla...

Desde la caverna de Platón dijo...

Gracias por la copa, Serenus.
Yo también te propongo un brindis:
http://www.youtube.com/watch?v=-iJ7bs4mTUY
¡Salud!

Serenus Zeitbloom dijo...

Leicca, Antonio, Antonio "desde la caverna":

Gracias.

Y salud amigos!