jueves, 25 de abril de 2013

La calidad educativa y los desahucios de la razón.

[...]
Lo que el espíritu del hombre
Ganó para el espíritu del hombre
A través de los siglos,
Es patrimonio nuestro y es herencia
De los hombres futuros.
Al tolerar que nos lo nieguen
y secuestren, el hombre entonces baja,
¿Y cuánto?, en esa dura escala
Que desde el animal llega hasta el hombre.
Así ocurre en tu tierra, la tierra de los muertos....
[...]

Luis Cernuda. Es lástima que fuera mi tierra 
Desolación de la quimera. 1962.


El mal no es de hoy, ni de ayer... Es imposible releer estos versos y no pensar en los proyectos legales educativos y en sus ministros, que pretenden relegar, o más precisamente, condenar a la Historia de la filosofía a una presencia anécdotica o a su desaparición de las aulas de bachillerato, un proyecto que pretende apartar de las aulas de secundaria las cuestiones éticas y sus debates... y que pretende justificar estas tropelías en nombre de la calidad educativa. Esto no es otra cosa que la razón desahuciada. Gracias Caballero Bonald -aunque te loen.

6 comentarios:

Joselu dijo...

Es difícil y preocupante no tener sino que darte la razón sobre este tema que llevas moviendo ya hace varios meses. Me solidarizo contigo pero siento no poder polemizar, aunque tendría que decir algo sobre el discurso de Caballero Bonald. Impecable ciertamente, pero con un auditorio que negaba el interés de dicho discurso. No puedo concebir que algo interesante sea dicho en presencia de las importantísimas autoridades que había allí presentes. No creo que Agustín García Calvo lo hubiera tolerado. Para mí que acabo de abandonar la autobiografía de Caballero Bonald por soporífera, fue un momento de tristeza. No se puede hablar de ciertas cosas en presencia de la monarquía, de los gerentes de los bancos, de los presidentes de clubes de fútbol. No, un premio Cervantes debería haber hecho demagogia y buscar un auditorio de gente realmente desahuciada. Bah.

Serenus Zeitbloom dijo...

Totalmente de acuerdo, Joselu.
Y por el eso el "aunque te loen" final. Pensé en acabar "y que te loen" pero me pareció excesivo -por sus reminiscencias soeces... "y que te loe un pez -o un ministro."

Gracias, Joselu, por tu atención. Siempre es un placer.

Toni Solano dijo...

Magnífica cita de Cernuda. Acabarán con la filosofía, las lenguas clásicas, la literatura, la educación ciudadana... la declaración inicial de la LOMCE apunta a una educación utilitaria, orientada, eso sí, a la división en castas, la dominante y la sometida. No hay dudas, no hay caretas. Lástima que aún hay quien no lo quiera ver.

Serenus Zeitbloom dijo...

Ni caretas, ni dudas,
pero un montón de caraduras.

Gracias Toni por acercarte por aquí, aunque solo sea para dar el pésame ;)

Un saludo

David Porcel dijo...

El problema es la imposición de una ideología, que no deja lugar para otras alternativas, y que llevará al olvido de que tal lugar exista. El espíritu pragmatista norteamericano se impone: "el aprender haciendo", "la categorización de centros en función de rendimientos", "el poder del director para determinar plazas y puestos con perfil", "la valoración de los centros en función de los programas en los que participe", vamos, la educación al servicio de la rentabilidad en lugar de una educación rentable, eso ya lo viví hace unos años cuando estando en el instituto me tocó ir una temporada a un centro de secundaria cercano a Nueva York. Allí tampoco había filosofía, sino una filosofía, seguramente, mal entendida. Muy adecuada la referencia a Cernuda. Saludos logroñeses.

Serenus Zeitbloom dijo...


Lo que nos viene... y todo eso en un contexto de crisis económica, deuda y desempleo. Licencia para arrasar.

Saludos David.