lunes, 3 de agosto de 2009

Desgracia. Unos años después.




Hoy he visto la película Desgracia –versión cinematográfica de la novela de mismo título de J. M. Coetzee.

Desgracia fue la primera obra que leí de Coetzee, de ello hace cuatro años. Esta novela me impresionó y convirtió a Coetzee en uno de mis autores preferidos; a esta lectura siguieron Hombre lento, Historia de Michael K, Elisabeth Costello, Esperando a los bárbaros, [ más] (mi preferida junto a Desgracia) el libro de ensayos Contra la censura, [más] y Diario de un mal año (la que me ha parecido inferior entre sus obras, pero también interesante).

La película me ha producido la misma impresión brutal que la lectura del libro, de la que me resulta indistinguible. Me gustaría conocer la opinión de aquellos que la hayan visto sin haber leído la novela previamente, pues me queda la duda de si esta fuerte impresión está mediada –sugerida o directamente influida- por el recuerdo de la lectura previa. Tengo la creencia –no sé si acertada- de que estamos ante una de esas escasas veces –quizá única, pues no sería capaz de citar otro caso- en que novela y película encajan en una perfecta identidad indiferenciada.

Se trata de una historia de las que te “arregla el cuerpo”, digna de ver era la expresión en el rostro de los espectadores a la salida de la sala de proyección. Una película de la que deberían abstenerse aquellos que buscan del cine el pasar un buen rato, para estos Nueva York para principiantes es una buena opción (la vi la semana pasada). También tenemos la posibilidad de seguir la pretemporada del Madrid en la Sexta.

Pero Desgracia y Coetzee son otra cosa. Malkovich está convincente.


7 comentarios:

Desde la caverna de Platón dijo...

Me parece que voy a ir a verla.

Serenus Zeitbloom dijo...

Pues ya nos contarás, aquí o en la Caverna.

luna dijo...

tengo muchas ganas de verla

Leicca dijo...

Estoy en ello, Serenus. A ver si con el Mighty Picasa, a falta de Fotochós, podemos poner alguna chorradita.

Aquí Japolandia se sale. Si te digo que hace un par de años me dio por aprender kanjis (unos 300), y que ahora los voy recuperando, igual no te lo crees porque no me lo creía ni yo hasta que empecé a señalarlos y a decir "¡ahí pone 'río'! ¡ahí dice 'mujer'! ¡eso es 'seguro'! ¡'cosas'! ¡'templo'! ¡'día' y 'luna' significa 'brillante'!". Esto es un lujo para los sentidos y una locura de símbolos para según qué cabezas. (Además de un estrés turístico que ya lo quisiera para sí Torrevieja en las mejores épocas del Un, Dos, Tres.)

Serenus Zeitbloom dijo...

Luna, bienvenida a este desierto estival.

Leicca,

Qué te voy a decir... vaya lujo.

Vera dijo...

Hola, soy nueva en el blog pero comparto el entusiasmo. Yo tenía leída la novela pero la persona que fue conmigo al cine no, y también quedó encantado.

Creo que el film está realizado con mucho cariño, respeto e inteligencia. Además, guión/dirección en manos de una pareja y se nota creo la lectura masculina y femenina. El resultado es perfecto. Una adaptación que tiene vida propia

El casting es inmejorable, hasta los perros actúan bien.

Serenus Zeitbloom dijo...

Bienvenida Vera.

No sé hasta que punto nosotros, que habíamos leido el libro, estábamos viendo la película con la memoria.

Por eso me interesa la opinión de quien haya visto la película sin la lectura previa.

Gracias por tu comentario.