sábado, 31 de octubre de 2009

Mañana por la mañana

.

Más que un globo sonda, la sugerencia del metafísico ministro debemos interpretarla como una biopsia que nos dará información acerca del subsuelo ideológico de nuestro sistema social.

Hablamos, por si quedase algún despistado, de la posibilidad de ampliar la educación obligatoria hasta los 18 añitos o añazos. De momento el ala izquierda, sindicatos y “padres progresistas, parecen haberla acogido con entusiasmo y desde la derecha con algunos tímidos “peros”. No es de extrañar tal propuesta, pues les vendría muy bien para maquillar listas de paro en época de crisis. Además ¿quién se va a oponer a tan bienintencionada propuesta? ¿algún profesional melancólico? ¿algún mozalbete respondón? Bah, no faltarán vocaciones y “vocados”. Pero la metafísica criatura ministerial advierte que no será para “mañana para la tarde”, y uno se pregunta para cuándo entonces y por qué tal sugerencia. Al cuando respondo con el título del post. Creo que la razón de esta “sugerencia” es la voluntad del ministro de manifestar su respaldo a la política educativa mantenida por su partido desde los años 90 y de situar sus acciones dentro del espíritu de la Logse y la reciente LOE. Pero creo –y ahora ejerzo de adivino- que esto lo afirma porque las próximos cambios se podrían interpretar como objeciones a aquellas dos leyes; creo que se extiende el convencimiento de que previo a los 16 años deben comenzar a crearse itinerarios que desvíen a parte del alumnado a estudios profesionales, y de que el bachiller de dos años no es sostenible y deberán adelantar, al menos, un año su comienzo.

Tengo la impresión de que el ministro intenta convencer (se) a sus “vocados” de que esto sólo será un paso atrás para coger carrerilla y saltar hacia delante: hacia el Paraíso Pedagógico en la Tierra. Dios me oiga.
.

7 comentarios:

Joselu dijo...

Al día siguiente de las declaraciones de Gabilondo tenía yo una salida con motivo de la Castañada. De los profesores que fuimos ninguno sacó el tema, a nadie pareció inquietarle como para comentarlo. Saqué el tema y una profesora bien informada sólo comentó que se ve venir, que es el sistema de evitar el paro en esa franja de edad. Pero no advertí ningún movimiento de rebeldía contra el globo sonda lanzado. Si algún día se deciden a llevarlo adelante se encontrarán el camino expedito a tenor de la falta de reacción ante esta idea que sólo cabe calificar como terrorífica. En cuanto a tu interpretación de que pudiera ser un cebo para los ultrapedagógicos y que acepten una nueva remodelación del plan de estudios adelantando estudios profesionales y alargando el bachillerato un año, no sé qué pensar. Ignoraba estos planes, pero bienvenidos sean si son así. Pero tengo mis dudas.

Serenus Zeitbloom dijo...

Comparto tus dudas Joselu :)

Leicca dijo...

Serenus: lo de este señor es un chiste. De mal gusto, pero un chiste. Igualito, igualito, el Gabilondo cuando habla, igualito, digo, que el director de Recursos Humanos de mi antigua Santa Madre Empresa. Lo que vendría a continuación, en todo caso, sería alargar la jaula, sí, pero no hasta los 18: hasta los 17, para tocar las narices. Ni pa mí, ni pa tí. Hablar o no hablar, antes o después de las medidas, sugerir esto o aquello, es simplemente ganas de hablar de SÍ MISMO. Es el ombligo el que parlotea. No hay "nada" por debajo. (Es lo más triste de todo.) Alguno me dirá que no, pero no pienso entrar en ninguna discusión. I´m sorry. Los conozco como si los hubiera parido.

Cuando se apacigüe la gilipollez, allá por primavera, vendrá la siguiente, con el mismo vacío tras de sí. Espero estar por aquí para el hacer el comentario de rigor: "Serenus, ya te lo dije."

--

Al igual que tú, ojalá... y que Dios nos oiga a todos. Mientras tanto, más vale que nos pille confesados.

Leicca dijo...

Por cierto, que yo, cual mocita respondona:

¡Me opongo!
¡Me opongo!
¡He dicho que me opongooooooo!

De todas maneras, siento que no se trata de "oponerse", sino de "ponerse" al lado de algo, pero con este abanico de entretenimientos diarios nos va a ser bastante difícil. - Ojalá pudiera compartir con alguien alguna cosa, alguna sensación de movimiento en algún sentido, fuera de las tomas de postura egoístas, que son las únicas que se me ocurren.

Un saludo, profe. Estoy falta de ideas.

LUG dijo...

Suena rara la cosa. Es como tortura de mala madre: "Cómo, niño disruptor y objetor de las ecuaciones,¿ no te quieres comer la sopa de los 16? pues ahora dos cazos más, y hasta la línea del 18". Suponiendo que no es Gabilondo madrastra y sólo metafísico, la interpretación que tú planteas parece plausible (en este caso, además, risible).

"Al rey la hacienda y la vida hay que dar, pero el honor es patrimonio del alma y el alma sólo de Dios" -- parece que gritara el ministro. En el pacto por la educación entregaremos la uniformidad (comprensividad)pero mantendremos la llama de la universalidad (Para todo x, si x es menor o igual de 18, x tendrá un sitio en la escuela)

Si se consiguiera reparar algo la cosa, que se queden con el honor de la Salvación de la Patria o de la Clase Obrera. En todo caso, sigo sin creer que nada vaya a cambiar ni para mañana por la tarde ni, siquiera, para después del próximo puente. Todo, en esto de la eduación, es como muy raro.

DESEDUCATIVOS dijo...

El señor Gabilondo no pone cebos porque no posee autonomía. El señor Gabilondo cumple órdenes, y si no las cumpliera volvería a su cátedra tan tranquilo.

Para que se les aclaren las dudas les reproduzco el comentario de Carlos Rodríguez, ex directivo de APIA en el foro alternativo de dicha asociación. Lean y tiemblen:

Esto es algo que vienen preparando desde hace mucho tiempo. Hace 3-4 años nos reunimos con un alto cargo del ministerio en Madrid, el Sr. Roca, y entre otras cosas nos informó de lo siguiente (transcribo la parte final del documento interno "Visita al Señor Roca" que escribí en su día):

"Muy tarde ya, casi a las tres de la tarde se abordó la cuestión de itinerarios y bachillerato. Y de sus respuestas se desprenden negras expectativas para este nivel. Según acuerdo con la comunidad europea, existe el compromiso de que el 80% de la población alcance una titulación de secundaria postobligatoria, algo que en nuestro país está muy lejos de suceder. Igualmente, según sus palabras, reconocen que el actual bachillerato está casi exclusivamente orientado a la Universidad, por lo que no está al alcance de los que desean seguir los ciclos formativos superiores. Para conseguir tal objetivo, nos manifestaron que piensan presentar una propuesta de una línea específica de bachillerato que conduzca a los ciclos, con asignaturas propias de esos estudios (es decir un bachillerato ad hoc, algo así como una prolongación de la ESO). Se le preguntó si cualquiera de las líneas del bachillerato capacitaría para seguir todo tipo de estudios superiores. La respuesta fue afirmativa, el título de bachillerato, con independencia de la línea seguida, será único.

En verdad el bachillerato es el último escollo que les queda para rematar la total aniquilación de las enseñanzas medias en este país, pues se pasa, sin solución de continuidad de la egebeizada ESO ("recreo asistido" en la inmensa mayoría de los centros) a la especialización profesional o académica. Aunque solo habló de suprimir asignaturas de modalidad, es evidente que las comunes al menos no van a aumentar y, al entrar dos nuevas a escena (Educación cívica y Cultura científica), cabe pensar que todas las asignaturas académicas tradicionales saldrán perdiendo (al fin y al cabo para qué rayos quiere un orfebre -fue el ejemplo que él puso- saber qué es la res cogitans o una mitocondria), y consolidándose en los Institutos los bachilleratos propedéuticos para la FP. Una vez más la izquierda se atreve a hacer lo que jamás hubiera osado la derecha".
.

Nuestra respuesta fue, entre otras, buscar la coalición con otras asociaciones homólogas del resto de España y volver a impulsar el proyecto de federación. Dicho proyecto tenía en la agenda que preparamos como objetivo estelar para el curso pasado presentar un recurso para exigir la separación de mesas sectoriales de primaria y secundaria (como ocurre en casi todos los países, como por ejemplo Francia). Según Jesús Baroni -que ya había estudiado el tema en profundidad- había muy buenas expectativas de ganarlo.

Antonio dijo...

"Él enviará a sus ángeles con sonora trompeta, y reunirán de los cuatro vientos a sus elegidos..." y un ejército de psicopedagogos iluminará las aulas de los institutos para que los pobres profesores de secundaria salgan de las tinieblas de la suspicacia. Y allí, ungidos por la Buena Nueva, los jóvenes descubrirán la maravillosa dicha de "aprender".
Amén.