jueves, 7 de octubre de 2010

Premio Nobel

.

¡Uy estos suecos! le han dado el Nobel a un taurino...
.

4 comentarios:

Joselu dijo...

Para mí es una buena noticia la concesión del Nobel a Vargas Llosa. Es un gran novelista y ensayista al que me gusta leer porque su pensamiento es lúcido y personal no dictado por lo políticamente correcto. Prefiero a un hombre personal antes que cien progresistas de salón que piensan lo que se supone que hay que pensar. Y es que para pensar hay que razonar, argumentar, aquilatar puntos de vista y exponerlo. Y él lo hace muy bien. No esperaba que se lo dieran, pero francamente me ha alegrado. Hubo un tiempo en que en la disputa entre Gabo y Mario yo me posicionaba con el escritor colombiano, pero la vida me ha llevado a estar más próximo al escritor peruano (y español, a mucha honra).

Serenus Zeitbloom dijo...

Joselu
Suelo seguir a Vargas Llosa en la prensa, pero no su literatura, alguna lectura lejana y aislada que apenas recuerdo, leí "La Orgía perpetua" sobre los veinte años y apenas me queda la memoria de la buena impresión que me dejó. Pero también me alegra su éxito. Un liberal racional y moderado. De Gabo recuerdo que leí "Cien años de soledad" cuando cursaba COU, la leí de tirón en la tarde y noche de un domingo y la mañana de lunes, falté a las clases hasta que hube acabado la lectura. Lo que leído después no me ha suscitado ni remotamente un entusiasmo parecido, "El otoño del patriarca" estuvo meses en la mesita de noche, pero no pude acabarlo, "Cronica de una muerte anunciada" me ayudó a entretenerme en un viaje en tren, pero poco más. No tengo muchas nociones acerca de la polémica entre ambos, creo haber leído que hubo un asunto de faldas que los enemistó. Pero no tengo claro el asunto.

Supongo que ahora tendré ocasión de saber mucho más acerca de Mario Vargas Llosas.¿ Me recomiendas alguna obra en particular?

Joselu dijo...

Hace mucho que no lo leo. Lo leí en la universidad en mi descubrimiento del boom de la literatura hispanoamericana. El desconocimiento que tenemos hoy de lo que se escribe allí contrasta con la pasión que suscitó en los años sesenta y setenta. Quizás para empezar con Vargas Llosa estaría su obra fundacional: La ciudad y los perros o Conversación en la catedral. Me reí con Pantaleón y las visitadoras y me interesó La guerra del fin del mundo. No he leído obras más recientes y lo siento. Hubo un momento en que le perdí la pista literaria. Leía sus artículos Piedra de toque en El País, y eso me llevó a interesarme por su pensamiento liberal pero no reaccionario. Su hijo Álvaro Vargas Llosa y otros dos escritores escribieron el Manual del perfecto idiota latinoamericano, referido a los que babean con Castro, Chávez o Evo Morales y su antiamericanismo visceral. Yo también me pongo a la faena de releerle. Un abrazo.

Silvia Porras dijo...

Socrates... para muchos un santo! En mi caso, Socrates definio en alguna forma mi personalidad, y sinceramente creo que es un santo... sin embargo el me enseno a olvidar como crearle oraciones para rezarle cada dia! Pienso que cada dia que pasa me parezco mas a el.