sábado, 29 de diciembre de 2007

Belleza


La dorada cúpula de la sinagoga

en el amanecer berlinés.

¿No será la Belleza una bella muchacha?

se preguntaba, al fin, el viejo Parménides.


De la imagen.

3 comentarios:

Juanjo dijo...

Pues por la forma de la cúpula, desde luego parece una parte de una bella muchacha...

Bromas aparte, estuve en Berlín hace dos años, durante quince días, y me pareció una ciudad absolutamente fascinante, Historia y Futuro, ambas con mayúsculas. Lamentablemente, es una ciudad que siempre digo que es una gran desconocida. Pero, ya digo, fascinante.

Saludos.

Serenus dijo...

Llevo dos años sin visitarlo, después de haberlo hecho asiduamente en años anteriores. Tengo un post del 21 de septiembre, Berlin, Berlin, que publiqué en un arranque de nostalgia. Quizá te guste dar un paseo por el Spree en barca, yo lo hago de vez en cuando. Al final del video aparece una cervecería artesana de Nicolai Viertel en la que sirven sólo sus dos clases de cerveza –te recomiendo la dunkel- Siempre recuerdo un día que estando con un amigo a la camarera le voló un billete de 50 marcos con el que le pagábamos, ayyy fünfzing Marc¡...al río fueron a parar.
.......
¿no serán tus nombres ,
“pasado”, “perdido”
“remoto”, Belleza?

¿No serán las cosas
tu nido, Belleza
la sangre y los huesos
que el tiempo dispersa,
y tú su perfume
Inmortal, Belleza?
....
José Hierro.

Saludos

Juanjo dijo...

Pues por supuesto que voy a darme ese paseo en barcaque me comentas, en cuanto la tranquilidad necesaria vuelva a mi vida en estos días de invitaciones a comer hasta la extenuación.

Y gracias por el fantástico poema.

Salud.