miércoles, 12 de noviembre de 2008

No es verdad

.


Tampoco es verdad (Manifiesto que no solo firman docentes, padres y alumnos, sino hasta sujetos tan notorios, populares, y un tanto vaporosos, como la ciudadanía en general)

Por nuestra parte: saludos a la afición en general.

3 comentarios:

pseudópodo dijo...

Tremenda la clase de de la Vega: tenéis que saber, queridos niños, que el mundo se divide en buenos y malos. Los buenos son los míos, que os dicen que el mundo es bonito, y los malos son los otros, que os dicen que el mundo es feo.

(Tiene gracia también que cuando habla de la izquierda gesticula con la mano derecha y viceversa. ¿Dislexia o lapsus freudiano?)

Joselu dijo...

No conocía esta intervención de De la Vega. La admonición a los niños con un punto de vista tan maniqueo es, como sabe cualquier profesor, inaceptable en un aula. No se debe hablar de política concreta en clase teniendo en cuenta que hay diversas formas de ver el mundo y que son opciones legítimas aunque no nos gusten. Otra cuestión es hablar de la sociedad, de todo lo que sea necesario, de sus contradicciones por supuesto, de la injusticia y dejar que se expresen todas las opiniones que sean respetuosas. Lo de la vicepresidenta es una clara manipulación de los chavales, y luego, además miente cuando le pregunta el periodista. ¿Se cree que somos lelos? ¿Qué hubiera pasado si Aznar hubiera ido a una escuela y hubiera hablado en los mismos términos que De la Vega? Penoso. Es una lástima porque me parecía una persona muy válida.

Serenus Zeitbloom dijo...

Lo que a mí me parece penoso es que ni siquiera cuando hablan con niños son capaces de abandonar su dogmatismo interesado. Ojo, no lo digo sólo por De la Vega, es algo común a toda nuestra clase política y pretenden exportarlo al resto de ciudadanos -niños incluidos.

Los niños por supuesto no son lelos y aprenden la lección: la verdad importa poco, de lo que se trata es de ganar nosotros y para ello vale todo, si es necesario se denigra al adversario.


Saludos.