sábado, 30 de mayo de 2009

...sus flechas taparán el sol.



bajo los que combaten se abre el suelo, y nave y navegantes se hunden en el seno de las aguas”

“Y el Persa, cargado de botín, sigue su marcha,

ebrio por la blasfemia, para continuar con el saqueo”

Hölderlin


El astuto lector ya sabrá por la cita del encabezado que hoy volveremos a hablar de educación –y del gobierno. Con esas referencias a Hölderlin acababa un comentario mío a propósito de un post acerca de un escrito de la popular pedagoga sueca Inger Enkvist sobre la influencia de la nueva pedagogía en el sistema educativo sueco.

Imagino un corifeo dirigiendo el ensalmo: muera la gramática! [condición de la muerte de Dios] y los quebrados y los números complejos y las mitocondrias y las espiroquetas y Newton y Kant y Platón y ¡prohíban de una puta vez La Celestina!

El ensalmo repiquetea obstinado como aquellas gotas de agua, que en el imaginario infantil sobre la tortura china acababan por inundar el cerebro. ¿Quién es El Persa? preguntaba, escéptico, nuestro amigo el padre de la tortuga bicéfala... y yo pienso, “haberlo haylo”. ¿Quién es este Persa que se complace en devastar la escuela? cuyas tropas [está abierto el plazo de reclutamiento, y en los periódicos de tirada nacional puede encontrarse la llamada a filas, empeñados como están en que sus flechas tapen el sol ] proclaman, OTRA ESCUELA ES POSIBLE, sin los quebrados sin los números complejos sin mitocondrias sin las espiroquetas sin Newton sin Kant sin Platón con ¡prohíban de una puta vez La Celestina! sin gramática pero con educación para la ciudadanía con fundamentos de la vida democrática con psicopedagogía con muchas TICS. Con este nuevo grito de guerra y santo y seña: ¡a formar, ciudadanos!.

Olvidado el hombre y la memoria.


18 comentarios:

Desde la caverna de Platón dijo...

Hola Serenus:
¡Qué ejemplo de rigor y lucidez el ensayo de la profesora Inger Enkvist! Ya tuvimos ocasión de disfrutar de su inteligencia cuando compareció ante la Comisión de Educación del Parlament y les dijo aquello de : "esto no es un proyecto de enseñanza, es un panfleto político".
En efecto, las hordas sevillanas de los renovadores de la nada vuelven a cabalgar, con pasta suficiente como para colgar su pasquín en los periódicos de tirada nacional. Hace ya tiempo (http://www.redires.net/?q=node/15&page=2 )que el Manifiesto "No es verdad" circula por Internet y en algún momento sería interesante meterse a fondo y desmontar los presuntos argumentos. Podríamos titular el post: "la falacia pedagógica".
También es interesante reparar en los nombres de los de grupos y particulares que suscriben el Manifiesto. ¡Está lo peor de cada casa docentemente hablando!
Un saludo, Serenus.

Serenus Zeitbloom dijo...

Desde la Caverna..

Efectivamente esa hoja de alistamiento sectario que ha dado el salto a los diarios nacionales merece un comentario en los detalles, pero ponerse la mascarilla y los guantes de cara al verano da un poco de pereza.

Darle difusión al artículo de Inger Enkvist es mucho más limpio [y hasta puede que efectivo]. Creo que hay que darlo a conocer en todos los rincones; la comparación hablará por sí sola. Difúndelo entre tus conocidos (quizá hasta mejor por email].

Saludos

Serenus Zeitbloom dijo...

Desde la caverna:

Más acorde con la realidad de la cosa y con la magnitud de sus consecuencias, no hablaría de falacia pedagógica sino de un fraude político con consecuencias desastrosas para todo un país.

LUG dijo...

Serenus:

¡qué hermosos los versos de HÖrderlin y la leona herida! La estética nos salva con su misterio y su luminosidad. Nos hermana.

La polémica pedagógica, por contra, qué compleja o que falta de toda grandeza. Sabe Serenus de mis recelos "anti-pedagógicos". No veo a la bicha (pedagógica) en las aulas (al menos por estas latitudes de la Castilla profunda). Respecto a la hordas del manifiesto, me parece que olvidan el problema - o intentan reducir el problema de la escuela a una mera sucesión de problemas equivalentes a decidir el papel que usaremos en la fotocopiadora. Creo que hay un problema y ese problema tiene que ver con el canon y el esfuerzo y su graduación, y la disciplina ... como anotas en tu entrada.

Tiendo a creer - lo cual es una forma no menos vergonzante de salir de la cueva - que el problema escolar es espuma o epifenómeno de un problema social. Según la nueva orden de becas, los niños recibirán pequeños sueldos si logran aprobar - vía PCPI - la ESO. Se creará una nueva jerarquía, una nueva aristocracia: la de aquellos que encuentran en el sacrificio del estudio un motivo de acción y existencia. Reclamarán, tarde o temprano, sus poderes. La escuela que debía liberar a la clase obrera acaba por convertirse en un extraño monstruo.

¡Salud!

Desde la caverna de Platón dijo...

Estoy completamente de acuerdo contigo, Serenus. La "falacia pedagógica" (pienso que es importante resaltar que constituyen una caterva de farsantes)no es más que un fraude político (también creo que es fundamental precisar que además son una panda de chorizos). Algunas líneas de Enkvist no tienen desperdicio y, aunque naciendo de una análisis de la inmediata historia docente sueca, se pueden aplicar perfectamente a este país:
"Así la escuela pasa de enseñar a mantener ocupados a una parte de los alumnos a los cuales no alcanza a enseñar. Para un docente, es una vivencia extraña estudiar estos documentos. Es increíble que el parlamento pudiera tomar una decisión basada en métodos inexistentes. Se exige que los docentes hagan algo que no se ha demostrado que exista, al mismo tiempo que se les culpa porque la realidad no concuerda con las expectativas.
(...) Lo que es nuevo en Suecia es que las reformas se basen más en ideología que en informes objetivos. Si toda esta nueva educación fuera valiosa, sugiere Carlsson, el estándar cultural y científico se habría elevado pero, en lugar de ello, vemos un descenso en los conocimientos y un aumento de la falta de adaptación, es decir, la nueva burocracia de la escuela y de los servicios sociales no sólo no soluciona los problemas con los que trabaja sino que podría directamente empeorarlos".

Desde la caverna de Platón dijo...

Perdona que esté hoy tan pesado, Serenus, pero mira el texto que escribió una "formadora de profesores" jaleando el dichoso "Manifiesto" de las narices:

"LLevo muchos años como formadora de profesores y aunque es cierto que me he encontrado con gente entusiasmada, motivada, creativa....también es verdad que he escuchado cosas INCREÍBLES de muchos profesores. He trabajado con gente que año tras año llegaba al aula con los mismo apuntes, los mismos proyectos (ya amarillos), con gente que no puede trabajar sin el libro de texto, sin las fichas. He escuchado a profesores que no saben nada de internet, ni de las redes sociales digitales en las que se mueven sus alumnos, ni de qué les interesa a los niños.
La escuela NO PREPARA PARA LA VIDA, en algún punto SE HA PERDIDO. Se sigue clasificando a los alumnos por igual, como si fuesen iguales, no se les ayuda a descubrir su potencial, sus talentos. La escuela falla porque es antigua, aburrida, está fuera de contexto, y porque se ha parapetado detrás de sus muros con la excusa( su coartada) de que la sociedad no nos trata bien (a los profesores).
Una pedagoga escribió una vez: "mientras la escuela le siga marcando a los niños lo que les falta, los niños seguirán escondiendo lo que les sobra". Mientras la escuela no sepa descubrir en los alumnos quiénes son, qué los mueve, qué los ilusiona, qué esperan de sus vidas, en qué son talentosos.... jamás llegará a ellos".

Es cierto que da mucha pereza ponerse a desmontar el discurso emotivo-populachero y el fraude político que lo sostiene, pero lo mismo nos salía un buen texto con la ayuda de unos cuantos.

Y perdona la verborrea de este domingo por la tarde. Es que tengo un taco de ejercicios por corregir y me estoy como que escaqueando...
Un saludo.

Serenus Zeitbloom dijo...

Lug

Normal que los del Manifiesto de reclutamiento olviden el problema. Ellos son parte esencial en él -como causa y como efecto-.

Desde la caverna

Ya sabes que los comentarios son la vida del blog, así que agradecido de que en tus escaqueos te pases por aquí -procastinar se llama a eso ahora-

¡Ay la formadora...! sin palabras, ¡qué gente, tan cortitos de cultura y tan largos de soberbia -la última metamorfosis del Santo Oficio español-!

saludos

Serenus Zeitbloom dijo...

Desde la caverna

Y adelante con el análisis del manifiesto... seguro que algunos nos animamos a seguir.

Joselu dijo...

El susodicho manifiesto publicado hace unos días me puso mal cuerpo. Lo leí con hastío y con visible repugnancia. Era tan absurdo y risible lo que afirmaba -y contradecía tanto mi experiencia del día a día y mi experiencia diacrónica- que quise olvidarme de él. Pensé "pobres diablos que salen a las doce del mediodía a afirmar rotundamente que es de noche y esto lo reiteran con apoyo de políticos bienpensantes (que llevan a sus hijos a la escuela privada donde no se aplican los fundamentos maravillosos de la nueva pedagogía)" Pensé en que pobres diablos y me dieron lástima porque la certeza popular es que el nivel de la escuela pública es deplorable. Me pregunto en cómo ideas bienintencionadas pueden desarrollar un sistema tan banal como el que estamos viviendo para desgracia de los alumnos que lo experimentan. El infierno está empedrado de buenas intenciones. Almas cándidas que condenan a la escuela de todos a la marginalidad, a un nivel meramente asistencial desterrando el esfuerzo y el conocimiento... Me dieron pena pero me pusieron realmente del hígado. Una vez estos nuevos savonarolas vinieron a decir exclamando heridos que "faltaba complicidad social para la nueva escuela y la nueva pedagogía". También estos -no sé si llamarlos- "enseñantes" sostienen que el noventa por ciento del profesorado es traidor y socava los fundamentos de tan bellas teorías. La culpa es de los profesores claman los juanjos de turno. Son todos o casi todos unos sinvergüenzas que no participan del constructivismo, de que la escuela es para construir la igualdad social y no para impartir conocimientos que en el fondo dividen a los hombres en más y menos dotados. Esta recua de hombres honrados y bienpensantes me dejó muy mal cuerpo. Sus falacias son evidentes pero tienen tan poderosos padrinos y tanta complicidad social entre los que no son partidarios del esfuerzo y pundonor que son realmente muy peligrosos. Entretanto la escuela pública se hunde y se hundirá más para regocijo de concertadas y privadas, los informes Pisa nos dejan a la altura del betún pero estos frailes de la buena nueva siguen gritando en los diarios de prensa nacional: falta pedagogía, los chicos se aburren, hay que hacer la escuela divertida, con muchos ordenadores y que ellos busquen la información. Google es la clave de todo. No son necesarios los conocimientos y el profesor es un coordinador que dialoga con sus alumnos que son sus iguales. Porca miseria.

Serenus Zeitbloom dijo...

Joselu

Entre la risa y la repugnancia, pero sobre todo hastío es lo que provoca la hojita de reclutamiento. Pero a pesar de su estupidez delirante no sé si cabe ignorarlo...

Creo que difundir escritos como el de Inger Enkvist es lo más efectivo para denunciar este fraude .

Saludos y ya sabes, un poquito de poesía..
Y si se resiste, pues bicarbonato.

Andrés Hurtado de Micina dijo...

¿De verdad cree usted, Serenus, que sería efectivo difundir el texto de la señora Enkvist? Con la empanada mental que tienen muchos del gremio, me temo que no llegarían a comprenderlo, ni siquiera a pasar de las dos primeras páginas.

A veces se cierne sobre mí el desánimo, sobre todo cuando echo un vistazo a lo que me rodea. ¿Se ha dado usted cuenta de que ya no hay marcha atrás? ¿Se ha percatado usted de que, desde 1990, las generaciones se van sucediendo inexorablemente? ¿Está usted al tanto de que los resultados de esta lenta y porfiadora labor de ingeniería social han llegado al fin a las salas de profesores? [url]http://lautopsia.wordpress.com/2009/02/20/tal-como-eres/[/url]

El diagnóstico hace tiempo que está hecho, aunque muy pocos seamos capaces de argumentarlo con eficacia. Pero la acción no llega. Existen las buenas ideas que se tornan palabras; sin embargo, ¿y su materialización?

En una orilla, a pesar de lo que digan, los sindicatos "antisistema" -todos esos APS que actualmente luchan por ganar su pedacito de mesa sectorial- anhelan, al cabo, prebendas y subvenciones. A entrar en el juego lo llaman ser influyentes. ¡Y una mierda!

Y, en la otra orilla, los profesores. Quienes quieren reaccionar son incapaces de hacerlo -de los otros ni me ocupo, logsificados hasta las trancas-. Usted, Serenus, y un servidor, pero también don Antonio desde su caverna o el amigo Joselu o, incluso, cualquiera que sienta la rabia en el estómago ante tantos hijos de puta, somos seres sin atributos, y aun me atrevería a decir que castrados. No es que nuestra capacidad de influencia sea escasa; lo que ocurre es que no tenemos cojones para pasar a la acción.

Serenus Zeitbloom dijo...

Estimado Andrés

Comprendo su pesimismo, –y su cabreo. Son emociones que conozco, pero no deberíamos pasar de éstas al desánimo –menos aún a la auto-mutilación, especialmente de esos órganos que pueden ser fuente de escándalo, ni siquiera bajo la forma de lamento-. Lo cierto es que he difundido el ensayo de Enkvist entre algunos compañeros, y las reacciones son positivas, suele entusiasmar... por supuesto que con estas cosas suele ocurrir que solo sirven para reforzar al que previamente está de acuerdo, pero eso no lo hace inútil; lo primero es conservar lo que se tiene, segundo reforzar, y si se gana algún simpatizante pues estupendo. Creo que el tono sensato, mesurado y racional de Enkvist la hace muy convincente, yo diría que su estilo es “fenomenológico” deja que “la cosa se muestre” y de esta manera nos convence –pues lo ve uno con los propios ojos-

Cada opinión y cada escrito que manifiesta disconformidad, que denuncia este lamentable estado de cosas es una forma de estar en la acción.

Y quizá no somos tantos, pero no somos pocos.

Saludos y recuerde:
a las Termópilas siguieron Salamina y Platea

María dijo...

¡Bueno! pues yo no se si ponerme a llorar o hacerme el harakiri.

Porque vosotros, ustedes, lo veis desde la prepectiva de los porfesionales y profesorado, que ve como su trabajo se quiere reducir, como decía una compañera vuestra a "animadores socioculturales", pero y yo como madre,¿hacia donde corro ?

Le he comentado en alguna ocasión a Joselu, que se me parte el alma como la desidia y el desinterés se apodera cada vez más del alumnado, incluso con argumentos, que quizá ingenuamente,¡¡ahora lo veo!!, se acercaban un pelín a ese panfleto del que hablais.
Siempre he creido que sin esfuerzo no se consigue nada en la vida y desde luego en mi casa mis hijos trabajan duro, pero como les digo siempre.."trabajais para vosotros"...y unas veces gusta más y otras menos, pero es lo que hay, ha si ha sido y así será.
Quien venda duros a peseta es un timador y si no os estoy entendiendo mal, se trata de eso ¿no?

Pienso que algo se podrá hacer por salir de este marasmo en el que se está hundiendo la enseñanza en este país, y si como dice el Sr. Andrés Hurtado, pasais a la acción ¡¡por favor, por favor...!!
Que sepais que hay muchísmas familias, que como la mía os apoyará...Si no haceis algo, si alguien no hace algo...

¡¡¡Las futuras generaciones rebuznarán por internet !!!

( y os lo dice alguien que ama la cultura en todas sus formas, pero que la ortografía aún me puede, moriré perdiendo esa batalla, yo sin mi corrector no soy nada ...¡¡¡que será de ellos!!!

Un abrazo.

Serenus Zeitbloom dijo...

María

Tranquila, que no cunda el pánico. La memeces de las “nuevas pedagogías” no nos llevarán a la barbarie universal; su estupidez , aunque considerable, es de fuerza limitada, y no da para tanto. Como ha señalado Joselu, sí servirán para engrosar las arcas de los colegios concertados y privados a los que acuden no sólo los hijos de las clases pudientes y de los novísimos pedagogos sino que acudirán los de muchos insatisfechos con la escuela pública...

A mí me gustaría que la escuela pública fuese sinónimo de rigor, de calidad, de libertad y de justicia... y quizá no sea del todo iluso.

Saludos

Anónima dijo...

"Mientras la escuela no sepa descubrir en los alumnos quiénes son, qué los mueve, qué los ilusiona, qué esperan de sus vidas, en qué son talentosos.... jamás llegará a ellos"

Le dije a una alumna de 15 años, en un correo, algo parecido a esto: "Tú tendrás la impresión, seguramente, de que nos estamos equivocando. Que somos unos inútiles. Que no te entendemos. Y probablemente tienes razón. Es muy difícil encontrar un profesor a la altura de uno. Haz una cosa: preocúpate por ti, por lo que puedes obtener. Sácanos la sangre."

Soy consciente de no llegarles. Es imposible llegar a nadie. El alumno parece más fácil porque nos parece que está más cerca, ahí sentado, observando. Pero el otro siempre es alguien o algo al que "no llegamos". (Qué manía... la de "llegar-les".)

Quise darle a entender que ya no estaba para echarle la culpa al profe de que su mundo no cumpliera sus expectativas mientras ella no hubiera agotado sus propias armas. (Armas que están por descubrir, por ella misma.) Es SU mundo. Tiene la obligación de manejarse en él, a pesar de todos los males que se encuentre.

Sácanos la sangre, le dije, aunque desde su punto de vista seamos unos perfectos idiotas. Seguramente yo lo sea. Soy uno de "sus males". Pero la actitud no pasa por lloriquear.

La chavalita me dio las gracias. Seguramente no le caeré bien. Soy una profe borde y brusca a más no poder. ("Jo... cómo te pones, profe", me dicen la mayoría. "No me pongo de ninguna manera. Te digo lo que hay y cómo son las cosas conmigo".)

No somos amiguitas, ni lo seremos. Pero algo ha cambiado en su actitud en "mi clase". Ha dejado de protestar y se limita a seguir mis instrucciones. (Instrucciones idiotas).

Nadie me ha formado como profesora, ergo, dios sabe lo que le habré dicho, claro, sin un pedagogo que me legitime.

En toda esta parafernalia hay algo más: no es un problema de "la escuela". Es un problema de la desvaloración de la experiencia. Desvaloración del "consejo de viejos". Desvaloración de aquel que te transmite cualquier cosa. ("Conocimiento", lo llaman. Igual es una palabra maldita.)

Mi madre me decía siempre "tú deja al maestro, aunque sea un burro". Es lo que a ella le decían. Esa cosa de la función del maestro, el cura, el alcalde del pueblo, se ha perdido sin remedio.

(Te dejo, pero insisto en que me gusta este sitio y lo que se dice en él.)

(Y perdona si digo tonterías. Soy novata y vivo de manera bastante emocional el tema de la educación. Me parece que el problema va más allá de la docencia y de lo que un profe hace con sus alumnos. Falta conceptualizarlo. O igual no hace ni falta. Who knows.)

Serenus Zeitbloom dijo...

Anónima

Seguro que una de las claves está en esa manía por "llegarles".

cuando son ellos los que llevan menos tiempo... aunque a todos nos llega, eso sí es absolutamente certero.

saludos

Yolanda dijo...

Y adle que te pego con la educación... Habláis tanto del famoso Manifiesto que ardo en deseos de leerlo, pero no consigo encontrarlo. Dices que lo tenéis colgado en vuestro instituto. ¿Serías tan amable de facilitármelo? Son malas fechas, lo sé, estamos todos locos corrigiendo y poniendo notas. Ánimo, que ya queda poco.
Un abrazo, colega.
yolandaprofe@hotmail.com

elquebusca dijo...

Yolanda El Manifiesto "No es verdad" está aquí:

http://www.firmasonline.com/1firmas/camp1.asp?C=1821

Google is your friend.