martes, 15 de mayo de 2007

Dar la lección

A pocos profesores o maestros se les ocurriría hoy “dar lecciones”. Una pretensión tal sería sin duda tachada de arrogante, trasnochada, antidiluviana, desmotivadora, dogmática, autoritaria, resentida, discriminadora, etc.. por cualquier persona próxima a nuestro sistema educativo.

Hoy un profes@r con recursos debe impartir las unidades pertinentes, eso sí, con sus correspondientes valores, de los que sin duda estarán repletos su materiales.

Sigamos las lecciones de la RAE:

Lección.

(Del lat. lectĭo, -ōnis).

1. f. Lectura (‖ acción de leer).

2. f. Inteligencia de un texto, según parecer de quien lo lee o interpreta, o según cada una de las distintas maneras en que se halla escrito.
3. f. Instrucción o conjunto de los conocimientos teóricos o prácticos que de cada vez da a los discípulos el maestro de una ciencia, arte, oficio o habilidad.
4. f. Todo lo que cada vez señala el maestro al discípulo para que lo estudie.
5. f. Amonestación, acontecimiento, ejemplo o acción ajena que, de palabra o con el ejemplo, nos enseña el modo de conducirnos.

Basta con estos cinco usos para darnos cuenta de la razón que nos asistía para eliminar esta práctica insana de nuestro sistema educativo y sustituirla por "las unidades y sus valores”. Prístino.

2 comentarios:

Bea dijo...

Será por sonar más moderno... En Alemania pasa lo mismo, parece algo internacional ;-)

Serenus dijo...

La epidemia de la pedabobería.