lunes, 23 de marzo de 2009

Formas de la sensibilidad


Con la primavera llega mi tiempo kantiano, paradójicamente no como progreso sino como persistente retorno.

Hace unos meses traíamos a este lugar un melancólico vídeo de Nina Hagen “En tanto que de rosa y d’azucena”. Ocupado como estoy en fatigosas tareas pre-vacacionales he buceado en Youtube en busca de la musa; y aquí os la traigo.



La Lechuza de Minerva nos invita a un ejercicio de análisis kantiano a propósito del Carro de Manolo; le robo la original idea y os propongo reflexionar acerca de la objetividad desde el tiempo, apenas una década; el espacio: de la DDR a Brasil; y las categorías de sustancia-accidente, causa-efecto, unidad-multiplicidad.

El fenómeno Nina y la cosa en-sí.

10 comentarios:

Joselu dijo...

Me has dejado boquiabierto con tu propuesta reflexiva y no sé muy bien qué hago aquí porque no tengo ni idea cómo enfocar esa reflexión sobre la objetividad desde el tiempo, el espacio: de la DDR a Brasil y las categorías de sustancia-accidente, causa-efecto, unidad-multiplicidad. Todo eso y sin despeinarnos. Uf. Me temo que lo mío es la literatura. Eso sí, Nina Hagen casi de mi misma generación fue uno de mis mitos veinteañeros. ¡Qué fuerza que tiene! ¡Qué dominio de la voz! No sé si Nina tiene que ver con la cosa en sí. ¿Por qué no nos tomamos una cerveza y charlamos más tranquilamente? Hoy estás imposible.

Serenus Zeitbloom dijo...

Bueno, bueno... sólo era una propuesta-opcional- no es obligatoria.

Aunque a lo de las cerveza me apunto. Recuerdo que cuando estaba por los veinte y cursaba el doctorado que no acabé, me matriculé en un curso en el que a lo postre fuí el único incauto inscrito. Los viernes por la tarde me reunía en el departamento con el profesor agregado que aprovechaba para exponerme sus tesis además de leer a Hegel y la famosa "Deducción trascendental de la categorías" -la parte más oscura de la Crítica de la razón pura de Kant. Como adivinarás apenas entendía una palabra en aquellas sesiones de dos horas.. pero después marchábamos el profesor ayudante y yo a beber unas Löwenbräu en una cervecería cercana -entonces no era tan fácil encontrar cerveza alemana- sin duda una parte de la cultura alemana menos árida que la filosofía trascendental.

Nina no sé de qué está más cerca, si de los textos duros del idealismo o del placer de la cerveza.


Saludos

LUG dijo...

Otra Nina, oh Nina...

http://www.youtube.com/watch?v=PUj-aN-xpVA

¿Hay diferencia y novedad en las tres Ninas o, digamos, sólo una Nina y tres personas distintas, o, apuesto, la misma vibración cósmica en la primavera de la DDR, Brasil y el transglobal cántico de Shiva?

feliz primavera y librepensamiento

Serenus Zeitbloom dijo...

Para Lug:

"Dios ha hecho todas las cosas de la nada, y es misma nada es Él mismo."

De signatura rerum. Jacob Böhme.

Serenus Zeitbloom dijo...

Fe de erratas y algo más:
...y esa misma nada es Él mismo".

"La nada es el bien supremo".
Jacob Böhme

Desde la caverna de Platón dijo...

Oye, ¿me puedo apuntar a lo de las cervezas? Todavía hay por ahí algún sitio que sirve alemanas espumosas de a medio litro (el tamaño justo para un hombre que sale del duro trabajo, según un afinado colega).

Serenus Zeitbloom dijo...

Desde la caverna, ¡faltaría más!, y también se podían sumar anónima y pascual..-con lug ya cuento- y alguno más que está por ahí emboscado. Para celebrar el fin del invierno...y la segunda Evaluación que supongo que estáis en ello. La primera ronda la paga Joselu que tiene el negocio mas boyante.


Saludos

Joselu dijo...

La cerveza y una de gambas van de mi cuenta.

Desde la caverna de Platón dijo...

¿Dónde? Yo en la Semana en la que el telediario te enseña la playa de Benidorm abarrotada no salgo de Madrid ni de coña.
P.D.: En La Paloma de la calle Toledo ponen unas gambas a la plancha que alucinas.

Anónima dijo...

:)

Gracias por la invitación. Como buena anónima te puedes esperar que también soy algo alcohólica.

Se nota que nos llega la primavera, ¿no? Me gustan las propuestas virtuales que, como quien no quiere la cosa, se convierten en esencia. (En esenciales.) (Presenciales)

Estaría bien ser presencia, aunque aviso que yo estoy fuera de Madrid (si es en Madrid) y del país muchos días durante el mes de abril, entre extraescolares y viajes personales. Si cae bien, por ejemplo, antes de las vacaciones, otra ronda la pago yo. (O entre un viaje y otro.) Para la cerveza, de todas maneras, hay más días que longaniza. El fin del invierno dura lo que el cuerpo quiera, y la primavera, según el año, empieza en Navidad y acaba cuando el Corte Inglés y yo queramos.

La segunda evaluación ha sido eso: la segunda. Descanse en paz. Una alumna al ver la nota me ha dicho "¿te puedo dar un beso?". Le he dicho que no. Que el curso termina en junio. Pero voy a aprovechar la situación: mientras no tenga que ponerles denuncias por agresiones, una hora de mi horario la voy a pedir para recibir los besos.

Feliz finde.