martes, 3 de marzo de 2009

Breve noticia pedagógica.


Quien me despierta me ha herido.


Richard Wagner. Sigfrido Acto III.

Recogido por Nietzsche en Humano, demasiado humano.


Forzar a despertar: ¿Quién se atreve hoy a realizar esa peligrosa e ingrata tarea?. ¡Cuánto más agradecida es la tarea de mecer, arrullar y mantener-se en el sueño -aún despiertos!. Y así la educación que se pretende es un arte de mesmerismo que lleva al “educado” del hirviente sueño del salvaje al plácido cabecear del animal doméstico; a través de las técnicas del subrayado fluorescente, de la síntesis del corta y pega, de la motivación con zanahoria, medallas y alfombra roja, de la investigación a golpe de “clic” y “enter”, de valores consignados y emociones consensuadas... y del miedo a cualquier riesgo.

Por su pedagogía de tábano tuvo Sócrates que beber la cicuta; la lección ha quedado bien aprendida, y acuñado su sello: “señores ironistas, avisados quedan”.

Lo han dicho los lobos en todos los tiempos: “entre memos quedarán mejor guardados vuestros corderos”. Y los corderos, como es natural, asienten.


Para saber más.

6 comentarios:

Anónima dijo...

:)

Muy bueno.

Me despiertas la imaginación.

Ya tengo otro tipo de subrayado: "derrama el típex sobre la frase entera." Y en vez del corta y pega, un "primero pega y mañana cortas, lo lees y me lo entregas. Luego recuerda lo que te falta y busca debajo del típex. Si crees que has tapado algo mal, repite la tarea entera desde el principio."

Mañana empiezo. Con los pequeños, que guardan la motivación de la zanahora del positvo. Todavía se excitan. Mucho. Actúan como si fueran chuches. Claro, que también aplican la lógica de las chuches: al no haber variedad, terminan aborreciéndolos. Primero los positivos y luego la tarea.
Estoy en Marzo, ¿estaré a tiempo?

Me imagino las panteras convertidas en gatos de ésos que ni a las caricias a contrapelo reaccionan ya.

--

¡Qué difícil el mundo! Pero qué bueno que "la pedagogía no tenga la culpa", oyesssss. ¡Qué liberación!

;-)

Un saludo.

Joselu dijo...

Hablas de la educación que lleva a tener miedo de cualquier riesgo. Pensar implica riesgo porque puede transformarnos y tener entonces que abandonar hábitos, supuestas convicciones, valores adquiridos, prejuicios... y hoy se prefiere la complacencia en un estado satisfactorio que no implique peligros. Pero mucho me temo que es el modo de estar en el mundo de toda una sociedad que es alérgica a todo lo que signifique inseguridad. Hay mucho miedo implícito a perder lo que se tiene y se prefiere retozar inanemente en placeres que gratifican sin problemas. Supongo que la pedagogía se ha contagiado de esta ideología, igual que todo nuestro estilo de vida. Ayer me llegó una carta de FECSA ENDESA advirtiéndome de los riesgos que corría por posibles cortocircuitos en mi casa si no contrataba una poliza de seguro por el módico precio de... Es rara la semana que alguien no me llama para ofrecerme algún seguro de algo. El caso es que te meten la angustia en el cuerpo. Tenemos mucho miedo, mucho más que generaciones anteriores, y eso tiene sus implicaciones en la pedagogía. El problema es que ahora con la crisis se abre un pozo de incertidumbre que todavía no hemos conocido en su profundidad, y todas nuestras convicciones y certezas cómodas van a saltar por los aires. Va a ser muy duro. Igual la pedagogía evoluciona, esperemos.

Serenus Zeitbloom dijo...

Anónima,

Lo del tipex y corta y pega no lo he entendido pero parecía sustancioso. :)

Llegas a tiempo para la primavera.


Joselu

Te veo muy catastrófico con el asunto de la crisis.

La pedagogía no solo se ha contagiado, creo que también ha contribuido a este estilo de vida.

Por cierto que ya lo viene recomendando Zapatero: contra la crisis, pedagogía.

motivar, fomentar, follar, apoyar, reforzar...


Saludos a ambos.

Pascual González dijo...

Vale, pero entonces lo de los juicios analíticos ésos, ¿entra para el examen o lo has quitado al final?

Serenus Zeitbloom dijo...

Pascual,

Va todo; los juicios y el sistema categorial todo todito.

Anónima dijo...

Entonces es cuando viene la pregunta por el ser:

"Profe: ¿hay algo para subir nota?"

---

(Pregunta que, escrita, viene a decir: "jo profe. y ahi algo para suvirse a uno la nota?")