sábado, 25 de octubre de 2008

La caridad del estado y la limosna del desarrollo personal.


Nuevo diamante en bruto, o perla cultivada, de los paladines señeros de la pedagogía oficial –presuntamente progresista. Veamos la sospechosa conclusión de un artículo dedicado a desacreditar el llamado movimiento homeschooling, cuyos miembros pretenden educar a sus propios hijos en casa:

“Piénsese en la ofensiva del ultraconservadurismo contra la Educación para la Ciudadanía. Si hoy se objeta la asignatura, ¿por qué no mañana a una escuela impregnada de su espíritu? La escuela es más que un proveedor de desarrollo personal: es un mecanismo de cohesión social.” Mariano Fernández Enguita en El País

Aquí no pretendemos tratar el tema de la educación en casa –tema del que se puede encontrar abundante información -y debates- en la red. Pretendemos comentar el párrafo del sociólogo porque revela prístinamente ciertas inclinaciones sospechosas que nos pasan desapercibidas embotados como estamos de tanta verborrea oficial.

1. La ofensiva del ultraconservadurismo contra la Educación para la Ciudadanía.

No dice que sea exclusiva del ultraconservadurismo. Pero prácticamente en todas las referencias de El País y medios afines se quiere identificar oposición (o simple cautela) a EpC con ultraconservadurismo. De hecho se hacen poco eco de las críticas que esta disciplina tiene entre muchos profesores de filosofía (que no son, creo yo, la mejor representación del ultraconservadurismo ibérico) porque se pretende diluir la filosofía ( disciplina más cercana al librepensamiento que a las sotanas) en el "Área de ciudadanía". De este “Área” hablamos en los puntos siguientes.

2. Si hoy se objeta la asignatura, ¿por qué no mañana a una escuela impregnada de su espíritu?

Vaya que el problema es ese: los homeschooler se apartan de una escuela imbuida del espíritu de la Ciudadanía y de sus profesores que serán, sin duda, los sacerdotes que han de inculcar ese “espíritu”. [Acabará por parecernos cierto lo que creíamos un infundio] Ya vamos viendo claro, se presiente la revelación final:

3. La escuela es más que un proveedor de desarrollo personal: es un mecanismo de cohesión social. [ Repare el lector hasta donde puede llevar el argumento “trituradora” de la cohesión social]

En fin, esta es la verdad bien redonda y el fin de toda la ideología oficial pedagógica y su producto estrella la EpC, epifanía del espíritu. De lo que se trata fundamentalmente es de conseguir cohesión social, el desarrollo personal es mera calderilla, cuando no un obstáculo en el camino hacia el Ciudadano [querido, soñado... cohesionado... domado]... y el espíritu de rebaño. ¡Mon dieu! ¡por las barbas de los peces!

A esta gente se les viene viendo, desde algún tiempo, el plumero completo.

9 comentarios:

LUG dijo...

Serenus:me ha gustado el análisis de la cita. Sin embargo creo que se puede mantener una posición crítica con la EpC sin negar la idea de que "además del desarrollo personal la escuela debe buscar la cohesión social". No creo que necesariamente "búsqueda de la cohesión" signifique totalitarismo. Creo que hacer tomar conciencia a los adolescentes - dentro de lo que se pueda - de que además de los derechos hay deberes y que esos deberes son de responsabilidad social, sea nefasto.Además, no creo que la familia deba ser el único referente n la educación moral. NUnca lo ha sido, nunca lo puede ser... y la escuela puede jugar en ese partido de forma explícita. Por la misma, en dos, cuestionas la idea de una escuela "impregnada del espíritu de la ciudadanía". Considero que la escuela debe impregnar(o teñir) a los chicos de la idea de que no hay que conformarse con "nada por debajo de la excelencia" pero la excelencia privada (si se me permite) no tiene porque negar el compromiso ciudadano.
En fin, coincido en tu desazón por esa cosa mal parida - EpC -que está siendo manipulada para gusto y disfrute de alguien, pero creo que discrepamos (sé que cordialmente) sobre el papel d ela escuela y la ciudadanía.Creo que hay otra ciudadanía que tiene su sitio en la escuela.

Salud, librepenamiento y ciudadanía.

Serenus Zeitbloom dijo...

Lug,

La filosofía ha sido siempre –al menos desde el siglo V aC- también filosofía práctica ética y política – y por tanto reflexión del y acerca del ciudadano. Y en eso estamos de acuerdo, no quisiera yo censurar la reflexión ética y política, muy al contrario: hablemos, hablemos y pensemos acerca del estado y del individuo...etc.. Otra cosa es esta Ciudadanía que nos quieren introducir a costa de diluir y cercenar el pensamiento y la filosofía, es a esta y no a otra a la que va dirigido mi crítica, a esa concepción de la educación que minusvalora el desarrollo personal y a esa concepción de la cohesión social que se convierte en trituradora de legítimas aspiraciones individuales... efectivamente cohesión social no implica totalitarismo, pero se ha de estar muy vigilante a la posibilidad de esa conversión macabra –y ahí está la historia.

Salud y librepensamiento.
Y gracias por dejar tu opinión.

LUG dijo...

De acuerdo, siempre que seamos conscientes de que la "reflexión filosófica" no es tan neutral como parece que das a entender ( y dan a entender muchos de los opositores a la EpC del gremio). Por otro lado, la defensa de la individualidad - los derechos individuales como cartas de triunfo en el juego social - terminan diluyendo la comunidad. Por eso la idea del deber sobre el derecho me parece digna de atención - con todas las espadas de la prevención levantadas.

Salud

Serenus Zeitbloom dijo...

Los eternos Escila y Caribdis.
Que no tenga que bajar la espada.

Joselu dijo...

Desconocía las críticas a EpC desde el ángulo de algunos profesores de filosofía. Debe ser que leo fundamentalmente El País y estoy impregnado de sus puntos de vista. Leí el artículo de Mariano Fdez Enguita y no reflexioné sobre ese final que tú analizas y comentas. Más bien me quedaron dudas sobre la posibilidad del movimiento de escolarización en casa cuyas líneas maestras desconozco. Parece ser que desconfías de la ideología que pretende impartir la escuela pública, una ideología masificadora, opuesta a la posibilidad de desarrollo individual, libre y creativo. No me lo había planteado, pero yo pienso que si la escuela enormemente represiva que supuso el franquismo y que yo viví, incluidos castigos corporales, no pudo uniformarnos y salimos rebeldes muchos de nosotros, ¿tú crees que esta escuela tan diluida y permisiva puede ejercer ese poderoso influjo que temes? Temo más al poder de la televisión como elemento uniformador, los vídeojuegos, el Disney Channel, los hábitos conformistas y consumistas que se difunden por doquier, los propios padres, la publicidad, la apatía frente a la realidad de un mundo terriblemente desigual, la atonía de pensamiento en una sociedad de bienestar (ahora en crisis), la comodidad... En resumidas cuentas, no pienso que la escuela sea tan poderosa como temes,ni que su ideología pueda marcar definitivamente a los alumnos a pesar del tiempo que pasan allí. Recibe un cordial saludo.

Serenus Zeitbloom dijo...

Joselu,

No, por supuesto que no creo que puedan ejercer ese poder manipulador, estoy de acuerdo en eso contigo. El sentido del post es más bien intentar desvelar lo que algunos (que se autodenominan progresistas) pretenden que sea la educación pública, o simplemente la educación de todos.

El problema desde el punto de vista de la filosofia no es tanto la famosa EpC que se imparte en 2 ESO sino el nuevo área de ciudadanía que impregna a la filosofía, la conversión de la ética en Educación ético -cívica y de la filosofía en Filosofía y ciudadanía, esos cambios no vienen a sumar, vienen a restar.. a mutilar contenidos, a diluirlos.. ¿a empozoñar?

La cuestión es ¿tienen poder para eliminar el pensamiento filosófico? por supuesto que no tienen ese poder; la filosofía sobrevivirá a todas las modas pedagógicas, ahora bien ¿tienen poder para borrarla del sistema educativo español..? por supuesto que sí: casi lo están consiguiendo.


Saludos.

Joselu dijo...

Como han borrado la enseñanza de la literatura como materia autónoma en los planes de enseñanza progresistas.

Serenus Zeitbloom dijo...

Exacto, Joselu.


Por cierto, te sugiero a que eches un vistazo a un post más antiguo, del 17 de octubre, titulado "habrá que prohibir de una puta vez la Celestina".. a ver que te parece.

Silvia Porras dijo...

Mi pregunta es como podran esos estudiantes desarrollar habilidades para coexistir con el resto del mundo...