miércoles, 31 de diciembre de 2008

Autobombo y felicitación

.
Es habitual en estas fechas hacer repaso del año que se agota y recordar los acontecimientos más relevantes. Siguiendo esta costumbre he seleccionado las tres entradas de este blog que considero más destacadas, aunque por diferentes motivos.

Buen escritor de cartas

Lo he elegido de entre los post de los que me encuentro más satisfecho por su contenido y forma. ¿O quizá porque fue uno de los primeros en obtener algún comentario elogioso y amable?

Los problemas de la escuela

Esta serie de entradas, 6 en total, es la que, con diferencia, ha tenido más visitas continuadas. Y ello, sin duda, porque la búsqueda “problemas de la escuela” es bastante frecuente en Google. Cosa que da que pensar.

Habrá que prohibir de una puta vez la Celestina

Esta entrada me permitió conocer en carne propia el llamado “Efecto Menéame”; llegó a portada, lo que se tradujo en unas ¡ cinco mil visitas en un fin de semana!. Una inmensidad frente al tráfico habitual de este blog. De esos cinco mil visitantes creo que sólo se ha mantenido uno –y no estoy muy seguro de que no fuese anterior.
Creo que el título fue decisivo para que llegase a portada de Menéame. ;)-

El link sobre el “efecto Menéame” lo he encontrado vía Pseudópodo en un post que recomiendo, y en el que (para bien o para mal) se ha inspirado el mío.

Feliz año 2009 a todos los que os acercáis a este blog. Tanto a los habituales como a aquellos que ocasionalmente os habéis extraviado por este rincón de letras.

...
Un destino condujo diestramente
las horas, y brotó la compañía.
Llegaban noches. Al amor de ellas
nosotros encendíamos palabras,
las palabras que luego abandonamos
para subir a más:
empezamos a ser los compañeros
que se conocen
por encima de la voz o de la seña.
Ahora sí. Pueden alzarse
las gentiles palabras
...
Jaime Gil de Biedma. Amistad a lo largo
.

6 comentarios:

Pascual González dijo...

Feliz 2009, Serenus. Que dentro de un año podamos disfrutar de otra recopilación anual de Waldenland.25.

Y que las leyes de educación, vengan de quien vengan, no nos amarguen.

Antonio dijo...

También yo sufrí el efecto menéame, pero el tiempo pasa y somos lo que somos. Felicidades y buen año 2009.

Joselu dijo...

Me levanto tempranito en este año recién estrenado y me apresuro a visitar tu lugar. No conozco el efecto Menéame, pero eres un lugar de referencia porque aquí se leen cosas que no abundan en otros lugares. Un cordial saludo. Feliz 2009.

Serenus Zeitbloom dijo...

Pascual, ¡qué se cumpla!

Antonio, que el tiempo nos cambie para bien, aunque ya es difícil, pero al menos que nos permita unos ratitos de lucidez.

Joselu. nos tendrás que contar el secreto de multiplicar el tiempo.

Feliz 2009 a los tres.

Yolanda dijo...

Gracias a Joselu y a tu recopilación de 2008 he podido leer algunos de tus posts anteriores y me han parecido francamente interesantes. El dedicado a las lecturas para estudiantes es el que més me ha atraído, lógico, pues yo como maestra también me debato entre lo clásico obligatorio que me hicieron leer y mi afición de ahora. Yo no leí apenas nada en el bachillerato, sólo algún pasaje de algunas obras. Cuando estudiaba Magisterio y sobre todo en la Facultad ya fue otra cosa, claro. Ahora agradezco aquellos atracones, salvo los plúmbeos como el "Fray Gerundio de Campazas" o algún otro por el estilo del XVIII. Me encantan Quevedo, Lorca, Machado, Galdós, Delibes... Tenemos una riqueza literaria sin igual.
Como maestra de Primaria no puedo leer gran cosa de estos autores con mis alumnos, pero procuro llevarles algún fragmento o adaptación. Los libros que leemos completos suelen ser de literatura infantil actual, y la verdad es que hay de todo. No sé quién comentaba que son de baja calidad, y no estoy de acuerdo. No son "La Iliada", claro, pero hacen que los chavales estén deseando leer en voz alta sobre todo, y ya es bastante. Son pequeñas intrigas y aventuras que les atrapan y les forman como lectores. ¿Hay que darles sólo lo que les gusta? Seguramente no, pero hay que engancharles y eso se consigue de varias maneras. Los que se aficionan en esta etapa luego leen sin problemas a los clásicos en ESO Bachillerato, pero en esas edades también hay que elgir bien lso títulos. A mi hijo le hicieron leer "La Divina Comedia" en 3º de ESO, por ejemplo, y me pareció una aberración. Tampoco me fío mucho de los intelectualoides que desdeñan todo lo que no se amolda a "su" criterio. Para eso está el gusto personal. A uno le puede gustar Ken Follett lo mismo que la novela policiaca, ¿qué hay de malo en ello?
Te seguiré leyendo. Un abrazo.

Serenus Zeitbloom dijo...

Bienvenida, Yolanda.

Está claro que las lecturas deben adecuarse a la edad. Y que la subjetividad y el gusto personal a la postre serán lo decisivo. Pero hay también que perder el miedo a lo clásico, sobre todo en materias como la literatura de bachiller, si no se conoce a los clásicos durante el bachiller, ¿entonces cuando?.

Además los clásicos tienen otros valores a parte del literario, por ejemplo su valor para el conocimento histórico, sociológico etc,

Una de las últimas lecturas que más gozosas ha sido "El Jarama" y sobre todo me cautivó como cuadro emocional-social-vital de un mundo que yo no viví directamente pero del que todavía me llegaron chispazos.. y que este libro me permitió revivir.

Un saludo.